Todas nuestras joyas, están fabricadas con los mejores materiales y siguiendo un proceso de fabricación 100% artesanal, pero si quieres que tus joyas luzcan como el primer día, te damos estos breves consejos generales para que las disfrutes por mucho tiempo:

1. Para evitar que se estropeen o se rayen, guarda tus joyas siempre por separado para que no se rocen unas con otras.

2. En la medida de lo posible, evita el contacto de tus joyas con el agua en la ducha, la piscina o el mar.

3. No expongas tus joyas a productos químicos y ácidos como perfumes, jabones, detergentes, lacas... etc

4. Para limpiarlas una vez usadas, basta con pasar un paño de algodón o una gamuza no abrasiva para eliminar la posible suciedad que la pieza tenga.

5. Acuérdate siempre de ponerte los tapones en los pendientes. Las joyas son muy ligeras y si no los llevas podrías perderlos y ni siquiera darte cuenta.

6. Los cordones de acero se pueden deformar si no se guardan bien. Mantenlos siempre enrollados y no plegados y tendrán una vida larga junto con el resto de tu joya.